Todas las novedades
volver
11May2017

Cómo mejorar el aislamiento de nuestra casa para el invierno

  • Por calera
  • 4 Etiquetas
  • 0 Comentarios

 

Un buen aislamiento de la vivienda brinda confort térmico al interior, evita la pérdida de energía y hace de la casa un hogar más eficiente y saludable. Pero ¿cómo saber si una vivienda está mal aislada?

Una cámara de imagen térmica indica las fugas de calor de un edificio por un aislamiento deficiente en su envolvente, que está formado por fachada, ventanas, puertas, cubierta y suelo.

Sin embargo, en el día a día, hay señales claras para los que habitan en la casa: encender la calefacción todo el día en invierno -y cuando se apaga, la casa se enfría rápidamente­ sentir un calor sofocante en verano y, a pesar de usar el aire acondicionado, sentir que la temperatura no baja; y en zonas urbanas, además, percibir el molesto ruido de la calle.

Esa pérdida constante de energía diaria también supone pagar más en las facturas domésticas. Por eso, es importante adoptar hábitos para ahorrar en iluminación y agua y equipar la casa con sistemas de climatización, aire caliente y frío, que incorporen tecnologías eficientes. Además debemos hacer un uso racional del mismo, sin embargo, si no hacemos mejoras en el aislamiento, seguiremos derrochando energía y dinero.

 

¿Cómo mejoramos el aislamiento?

-Debemos limitar la demanda energética con materiales aislantes como el corcho expandido, la espuma de vidrio, el algodón, la lana mineral, las losas de lana de madera, la celulosa, el lino, la fibra de madera, las virutas de madera, la espuma de poliuretano, entre otros. Los materiales de construcción como el hormigónhormigón o el acero son lo suficientemente rígidos y no porosos como para ser buenos aislantes gracias a que se rigen por la ley de masas.

Uso del aluminio: El aluminio es un buen conductor de la temperatura, de ahí que cualquier cerramiento realizado en este material deba incluir entre los perfiles un separador, generalmente poliamida, que no conduzca la temperatura, ya sea calefacción o aire acondicionado. Es lo que se conoce como rotura de puente térmico.

Doble acristalamiento: Otra forma de ahorrar energía es cambiar las ventanas por otras que tengan doble acristalamiento. Este es un elemento clave para proporcionar confort a la vivienda, pero conviene conocer las diferencias entre unos y otros. Se deben instalar los que mejor se adecuen al clima y orientación de la vivienda, pero también tener en cuenta el ruido ambiental, y valorar si se requiere control solar y mayor seguridad, por ejemplo, frente al robo.