Todas las novedades
volver
11Ene2013

La historia de El Planetario de Buenos Aires

  • Por superadmin
  • 5 Etiquetas
  • 0 Comentarios

Como acostumbramos en el blog de Calera Saenz Peña, hoy dedicamos un post especial al Planetario de la Ciudad de Buenos Aires, centro astronómico y de actividades culturales que constituye uno de los tantos monumentos destacados de nuestro país.

El Planetario de Buenos Aires comenzó a gestarse como idea por el año 1958, como iniciativa del Concejal socialista José Luis Pena y del Secretario de Cultura del Municipio, Dr. Aldo Armando Cocca. Según indicaron en ese momento se trataba de la ocasión más oportuna “ya que cada día es más evidente la necesidad de contar con un elemento tan valioso para difundir con eficacia los conocimientos más elementales de la cosmografía”. Más tarde, el 8 de octubre de 1963, se le otorgaría por decreto el nombre de “Galileo Galilei”, en honor al célebre astrónomo, filósofo y matemático italiano.

Las obras de construcción de este imponente edificio comenzaron en 1962, bajo la dirección del arquitecto argentino, Enrique Jan, de la Dirección General de Arquitectura de la ciudad. Los trabajos estuvieron a cargo de la Compañía de Construcciones Civiles S.A.I.yC. y fue inaugurado el 20 de diciembre de 1966, con lo cual se acerca a los 50 años de vida.

El Planetario consta de 5 pisos, 6 escaleras (una helicoidal) y una sala circular de 20 metros de diámetro, donde se llevan adelante las principales actividades culturales del centro. Su cúpula semiesférica tiene 20 metros de diámetro y está recubierta en su interior con chapas de aluminio que sirven como pantalla. En el centro del edificio se ubica el auténtico planetario. La semiesfera que lo caracteriza está montada sobre una red de 5.300 barras de acero interconectadas, planchas de aluminio y madera, vidrios curvos y una base de hierro en forma de U, lo que forma 6 triángulos equiláteros cuyos vértices dispuestos hacia adentro crean un círculo.

Hasta el año 2011 se utilizó un proyector planetario Zeiss Mark V de 5 metros de altura y 2,5 toneladas de peso. Ese año se realizó una reforma para instalar un proyector Megastar II A, que muestra un millón de estrellas más que los planetarios convencionales. Además, fue el primero en incorporar pantalla LED y se agregó también una cúpula externa con iluminación ecológica. Se actualizaron el sonido y las imágenes, que hoy son de alta resolución.