Todas las novedades
volver
11Ene2018

Cómo cuidar y mantener los pisos de cemento, ladrillo y piedra

  • Por calera
  • 4 Etiquetas
  • 0 Comentarios

 

El mantenimiento y limpieza de los distintos tipos de pisos requieren de técnicas especiales. Te las explicamos en esta nota:

 

Pisos de adoquines, barro y ladrillos

Debemos evitar los golpes fuertes o el tránsito irregular, es decir, el desbalance de pesos sobre los ladrillos. A diario, cada dos o hasta cada tres días, debemos aspirar para eliminar el polvo y la suciedad que queda atrapada entre los poros de los ladrillos. Luego, repasaremos con un trapo húmedo para eliminar suciedades. Un truco para mantener el brillo es utilizar agua tibia con suavizante para la ropa.

Una vez por año podés eliminar la cera vieja y aplicar cera nueva. Evitá el uso de kerosene, limpiadores y quitaceras ácidos, trementina o limpiadores agresivos, pues sólo harías que el piso pierda su brillo, que aparezcan manchas indelebles en el sector que no esté bien sellado, y te estarías arriesgando a peligros para tu salud.

 

Pisos de asfalto

Para pisos de asfalto bastará con la misma técnica: un aspirado dos a tres veces por semana, y luego un repaso con agua tibia y con un agregado de suavizante para la ropa.     Evita usar jabones y detergentes, pues podrías dejar manchas en el material.

Si el piso es de asfalto encerado, retirá la cera una vez por año y aplicá una nueva, siempre utilizando quitaceras suave y libre de ácidos. No utilices gasolinas para limpiar, pues estas manchan el asfalto.

 

Pisos de cemento o concreto

En el caso de pisos de cemento para accesos, entradas, garajes y cocheras, y en algunos patios, sólo debés barrer con una escoba firme y luego repasar con el trapeador húmedo. Para el mantenimiento diario bastará pasar un escobillón suave de lana, para retirar el polvillo y las suciedades de gran tamaño.

Si tiene manchas, usá un limpiador multiusos y un cepillo suave, para no dañar ni manchar la superficie. También podés utilizar un limpiador antigrasas del que usas en la cocina, dependiendo de la mancha.

 

Pisos de piedra o baldosas

Para pisos de baldosas o piedra, podés usar la aspiradora. Si hubiera suciedades persistentes, pasá un trapo humedecido en agua más bien fría, y dejá secar al aire para luego repasar con un trapo seco. Evitá caminar sobre el piso húmedo, pues esto deja manchas sobre la superficie.

Si hubiera suciedades persistentes luego de la limpieza regular, podés ayudarte con el bicarbonato de sodio. Espolvoreálo sobre la mancha y retirá con una esponja humedecida en limpiador multiusos.

Si el piso de piedra está encerado, podés cambiar la cera una vez por año. Utiliza productos suaves y de base acuosa, a lo sumo un solvente para quitar la cera, ya que los demás productos (oleosos y ácidos), manchan la piedra.